La web del windgurú hubo de registrar a finales de Marzo el mayor número de visitas del año, todo el mundo quería conocer la predicción del tiempo para la semana santa y poder así organizar alguna escapada de pesca.

Lo cierto es que el tiempo estuvo raro, sin ola, pero con una brisa fría por momentos insistente. Aún así, eso no fue suficiente para hacernos recular.

El Jueves fue sin duda el mejor día de la semana en cuanto a viento; 7 nudos, y la ocasión fue muy bien aprovechada por Julio, Álvaro y Dani, los únicos que lograron ponerse de acuerdo en una improvisada invitación al grupo el mismo Miércoles por la tarde.

A las 7:00 A.M. y tras esperar al rezagado, montábamos el equipo (algunos ya habían perdido la práctica después de tanto tiempo). Con el primer rayo de claridad, nos hicimos a la mar.

Colocadas las curricas, no hicieron falta más de dos paladas para enganchar la primera bicuda. El día prometía.

Llegados a un buen punto Dani se estrenó con el jigging trabando una buena pieza que tras una breve lucha le partió el bajo de línea. Qué rabia!!

Minutos más tarde pudo quitarse el mal sabor de boca con un bonito medregal.

Para nuestro deleite las picadas se fueron sucediendo de manera constante, algunas fallidas, otras certeras como la de esta hermosa sama.

O este bocinegro...

Con la subida de la marea la actividad fue disminuyendo y salvo alguna picada aislada más, la entretenida jornada llegaba a su fin.

Contentos y satisfechos pusimos rumbo a tierra.

Hasta el otro extremo de la Isla se habían desplazado nuestros compañeros del Club Kayalanza desde Lanzarote con el fin de pasar unos días de vacaciones. Según nos comentaban, no estaban corriendo la misma suerte por aquellos pesqueros.

Si bien en un principio para el Sábado se había acordado salir por esa zona, la cambiante predicción hizo que muchos abandonáramos la idea. Aún así bajamos a visitar a nuestros colegas comprobando insitu la molesta brisa que anunciaba el windguru. Ésta hacía las delicias de Nacho que probaba incansable la vela de la nueva montura del señor Richard.

Sin embargo hubo un valiente que se aventuró a salir pese a estas condiciones. Si bien es sabido que el que algo quiere algo le cuesta... aquí tenemos la prueba.

El señor Mario, uno de nuestros últimos fichajes, llegó tan contento como exhausto de su proeza con sus bonitas capturas.

Esto fue lo que dio de sí una semana santa que no nos lo puso fácil pero a la que supimos sacarle partido.

Cordiales saludos!!