El calendario oficial de la pesca en kayak en España emplazó su prueba reina entre los dias 8 y 10 de junio'18 en el maravilloso escenario de Águilas, Murcia.

En esta ocasión la Expedición Canaria estuvo formada por 13 deportistas ; Miguel Ángel Ruíz y Francisco Ruíz, del Club Rosa de los Vientos (Tenerife), Cesar Bravo y Samuel Suárez, del Club Kingkayak de La Palma, Ricardo Rodríguez, del Club Kayalanza (Lanzarote) y 8 componentes del Club Fuertekayak de Fuerteventura (Javier R., Vincenzo R., Max M., Juan M., Cristian H., Teo X., Alberto M. y Julio M.). También nos acompañó como delegado el Secretario de la Federación Canaria de Pesca el Sr. Vidal G.

Las conexiones aéreas fueron de nuevo un poco ajustadas y nos hicieron viajar durante todo el día del viernes además de rodar por carretera hasta bien entrada la madrugada.

Tras la llegada al camping y el deseado descanso, la agenda se apretó bastante durante el sábado; compras, preparativos y reconocimientos de la zona nos ocuparon toda la jornada hasta el comienzo de los actos inaugurales del evento.

Acabada la presentación de equipos, reuniones de capitanes y últimas indicaciones por parte de la organización, tuvo lugar un distendido aperitivo, marco ideal para reencuentro con compañeros de otras selecciones, patrocinadores y amigos.

Caída la noche tocaba retirada y últimos preparativos en nuestra base.

Nadie quería verlos, nadie quería oírlos y nadie quería hablar de ello, pero numerosos relámpagos amenazaban en el horizonte y nos hacían recordar la lamentable experiencia del año pasado en Valencia, la suspensión del Campeonato y la vuelta a casa de vacío. La historia no podía repetirse.

Las alarmas comenzaban a sonar a las 5:00 a.m. y aunque costaba levantarse, las ganas y la ilusión del gran día nos hacía activarnos.

Con todo preparado de la noche anterior solo quedaba cargar la furgoneta y dirigirnos al muelle deportivo.

Allí nos esperaba un desayuno organizado por el Hotel colaborador Juan Montiel 4*, posterior firma de hojas de control y traslado de embarcaciones hasta la playa donde serían revisadas por los jueces.

Puntual, tenía lugar la vistosa salida desde la playa La Casica Verde, con una marea excepcional, una temperatura agradable y un cielo despejado que desplazó la tormenta hacia el interior.

Rumbo todos a nuestras zonas de pesca, la currica daba alguna sorpresa desde primera hora y auguraba una buena jornada. Nada más lejos de la realidad, la actividad se volvía nula, las piedras no marcaban pesca y si marcaba algo, no se traducirá en picadas.

Las escasas capturas eran devueltas al mar por no dar la talla.

Cambios de técnica, de zona, de cebo, nada surtía efecto. Los ánimos se iban mermando.

La marea cambió, la brisa hizo presencia y la ola aumentó bastante, pero ya no sabíamos si eso sería bueno o malo.

Las presencia de algas nos perjudicaba bastante sobre todo en algunas técnicas. Evitandolas y dando el resto llegó el final de la manga.

La decepción fue el sentimiento general y nadie se esperaba un resultado así en ningún caso.

Antes del pesaje aprovechamos para recoger todo el material y cambiarnos en el camping.

A la vuelta pudimos comprobar en las actas una discreta clasificación de nuestros deportistas que por otro lado ya esperábamos tras lo acontecido.

22° puesto para el pescador canario mejor clasificado, el resto ocupó posiciones en la mitad de la tabla, lo cual se tradujo en un 5° puesto de la selección isleña en la tabla por equipos de las 10 participantes.

Los andaluces ocuparon la cabeza se la tabla y la selección Valencia fue primera por comunidades.

Pagel y chopa las especies más puntuadas y pieza mayor una sierra de 1,500 kg.

El almuerzo en el Hotel cerró el evento. Era hora de volver a la base, preparar el equipaje y descansar para el madrugón de vuelta.

Sabor más que nunca agridulce. Distaban mucho los resultados de nuestras expectativas y todos éramos conscientes de ello. No obstante la experiencia fue totalmente enriquecedora para seguir aprendiendo y adaptándonos a un entorno de pesca tan distinto al que estamos acostumbrados.

Igualmente válida y satisfactoria la experiencia con los compañeros que hemos compartido este viaje. Sin duda serán recuerdos imborrables en nuestra memoria en todos los sentidos.

Saludos a todos.