Si las visitas del windgurú han crecido estos meses de verano un 400%, seguramente tengamos nosotros la culpa. Y es que no paramos de meternos para intentar localizar un par de días con unas buenas condiciones, en los que podamos aventurarnos a salir con algo de tranquilidad, pero el tiempo se ha antojado inestable, cambiante y agitado. Esperamos que las mareas de calma de Octubre y Noviembre lleguen tan puntuales a su cita como llegó el viento al campeonato de wind y kite de este año.

Cierto es que de vez en cuando si se encadenan 3 o 4 días buenos, y si caen en un fin de semana, pues habrá que aprovecharlos!!. Como en esta ocasión, en la que además, animados por la presencia de nuevos compañeros en el grupo disponemos todo para disfrutar de una agradable jornada de pesca por la zona de Jablito.

Con algo de retraso, montamos el equipo en la concurrida rampa, mientras un par de barquillos esperan su turno. Foto de familia y a navegar se ha dicho.

Nos dirigimos, currica a cuestas hacia el norte, llegando en unos minutos al incomparable marco de Montaña Roja. Una vez allí y mientras observamos que ha sido también la zona elegida por varios barcos y zodiacs para su jornada, cambiamos nuestras intactas rapalas para dedicarnos al jigging tras haber dado con un buen fondo.

Con el paso de las horas, nos damos cuenta de que hoy tampoco será nuestro día, lo cual hace que alguno opte por los tan recurridos langostinos y chipirones, que siempre habrán de propicianos unas cuantas brecas y samas.

Sobre las 10 de la mañana se levanta una inesperada brisa que nos hace derivar mucho y muy rápido ( hoy hubiera sido un buen dia para probar el ancla de capa)

En fin, entre breca y breca, nos encontramos ya casi a la altura de La Caldereta, así que contando con la distancia, decidimos que es un buen momento para empezar a remar en contra del viento que cada vez aprieta mas, si queremos llegar algún día a nuestro punto de salida.

Como nunca está de más, dejamos caer una rapalita azul, como quien no quiere la cosa y a sacar espalda!!!

Casi llegando a la playa, y en uno de estos momentos en que miramos la puntera de la caña instintivamente en busca de una señal de lagarto, veo que la caña está ligeramente doblada, sin embargo la chicharra no suena. Recogemos y sorpresa!!! lo nunca visto, al menos nosotros, un sargito elegante se había tragado una potera!!! Sí que tendría hambre!!!

FInalmente, remamos los pocos metros que nos quedan, y finalizamos así nuestra jornada con un sabor agridulce teniendo en cuenta las grandes espectativas que teníamos para este día, pero sin rendirnos y empezar a pensar en la siguiente.

Con una imagen del intrépido sargo nos despedimos hasta la próxima, que esperamos que sea pronto y mejor!!!

Cordiales saludos!!