Hoy tenemos el gusto de compartir con todos ustedes una nueva jornada deportiva donde se dieron cita numerosos socios del Club Deportivo Fuertekayak, incorporando en esta ocasión una iniciativa medioambiental que desplazó la pesca a un segundo plano y que hizo del encuentro un gesto más que especial para todos los asistentes.

No faltaba de nada en la mañana del sábado; madrugón, ajetreo, preparativos de última hora, pero sobre todo, esa sensación inexplicable que nos invade a todos de camino a la playa...

Los primeros rayos del sol se abrían camino entre las nubes y permitían ver un mar que a pesar de no encontrarse en las mejores condiciones, no impidió que rápidamente los kayeros remaran hacia el horizonte tras sortear la serie de olas que rompían en la orilla.

En esta ocasión teníamos el placer de contar con dos nuevos socios que no quisieron perderse una cita tan especial; bienvenidos Andrea y Elisabetta, allá van!!

Como ya hemos comentado, las condiciones del mar no eran muy buenas; mucha ola, mucho rizo y mar de fondo. Esto hizo que varios de los osados regresaran pronto a la playa, pero no por ello sin recompensa...

Como este pejerrey de 2 kg de manos de nuestro campeón; Buo, que últimamente no falla.

O esta ballena de 200 Kg, de manos nuestros Javis.

Hoy la pesca era lo de menos...

Día tras día, pesca tras pesca, no podemos dejar de fijarnos en algo que nos revuelve el estómago y que salta a la vista de cualquiera. Veamos estas dos fotos de nuevo...

 
Por un lado podemos ver la foto de una captura, una de esas que tanta alegría y satisfacción nos aporta y que nos ofrece el mar incluso un día como este de tan malas condiciones.
 
Por otro lado, mientras arrastramos nuestro kayak hacia la orilla, no podemos evitar contemplar el penoso estado de alguna de nuestras playas, donde se acumula una gran cantidad de basura.

¿ No se nos mueve algo por dentro? ¿ No nos hace pensar ? ¿ No estaremos en deuda ?

SI

Así que nos hemos puesto a limpiare en un gesto de sensibilidad, responsabilidad y contribución con un medio ambiente que tantas alegrías nos da a lo largo de toda la temporada. Hoy esta era nuestra acción, hoy este era nuestro gesto.

Es lo menos que podemos hacer...

Es increíble la de cosas que puede arrastrar la corriente hacia la orilla de una playa, te podrías sorprender. Nosotros los hemos clasificado en 3 categorías:

ELEMENTOS NATURALES:

Recogimos una gran cantidad de animales muertos pero sobre todo madera. Las últimas grandes lluvias hicieron correr los barrancos y estos llevaron al mar numerosos restos orgánicos, de árboles, troncos y raíces ...

ELEMENTOS FORTUITOS:

Casi podemos abrir una zapatería con la cantidad de botas, sandalias y cholas que nos encontramos, de todas las tallas y colores. También flotadores, ropa, etc.. frutos del despiste de algunos bañistas a la subida de la marea...

ELEMENTOS NEGLIGENTES:

Estos fueron los más numerosos y sinceramente, los más difíciles de entender; latas, goma, cauchos, cuerdas y plásticos en forma de botellas, vasos, cubos, cajas, macetas, brochas, mecheros, bolígrafos, jeringuillas y un largo etcétera de objetos...

Envases. ¿Qué nos costará tirarlos a la basura después de una merienda en la playa?

Redes de engodo. ¿Será esta la pesca sostenible de la que tanto se presume?

Envoltorios de artículos de pesca. Nos preocupa mucho esta aptitud por parte de los pescadores deportivos.

En definitiva, el grupo ha recogido una cantidad total aproximada de 275 kilos de basura.

Con el cuerpo cansado y el espíritu contento, llegó la hora de recuperar fuerzas...

Con un almuerzo asadero entre tertulias y batallas de las que nunca faltan en una reunión de pescadores..

Tras una pequeña siesta junto al mar, y una nueva paleada recogemos el chiringuito con una buena sensación y un bonito sentimiento que nos invade al ver el antes....

... y el después...

... de una playa que seguramente pronto volveremos a disfrutar en nuestra maravillosa Isla de Fuerteventura.

 

Cordiales saludos!!