Los flamantes ganadores de la segunda edición del Campeonato Internacional de pesca en Kayak Brancino The Challenge; Massimiliano Mancini y Vincenzo Russo del Club Deportivo Fuertekayak de Fuerteventura, quisieron repetir su experiencia este año 2019 viajando nuevamente a la bonita ciudad de Orbetello en Italia.

Desplazados con algunos días de antelación, allí pudieron disfrutar de alguna jornada de reconocimiento y entrenamiento previa. Al mismo tiempo, fueron testigos del comienzo de los preparativos de la organización y la llegada de los primeros patrocinadores y participantes.


Lamentablemente, había que tener en cuenta un factor inesperado, el fuerte viento amenazaba la celebración del evento.


Por suerte, la mañana del sábado amaneció con buenas condiciones meteorológicas, permitiendo llevar a cabo la primera manga y dejando disfrutar a los 131 participantes de una buena jornada de pesca en la que poner en práctica sus técnicas y lanzar sus mejores señuelos en busca de grandes capturas.


Nuestros campeones lograron completar una buena actuación, en concreto, Max Mancini, mejor clasificado, se colocó en una cómoda doceava posición que le otorgaba serias posibilidades de dar nuevamente la sorpresa.

Cabe recordar que las bases de esta competición establecen la modalidad de captura y suelta y se puntua según los centrímetros de los ejemplares, concretamente lubinas, que pueden contabilizarse mediante fotos que los participantes envían a los jueces.


El domingo y pese a las malas predicciones se dio vía libre a la celebración de la segunda manga. Dio tiempo de capturar bonitas imágenes durante el desplazamiento a la laguna norte, pero el viento solo dejó pescar algo más de una hora y media.

Así la elección de la zona de pesca y la rapidez fueron determinantes antes de que se cumplieran las peores expectativas.

El fuerte viento, con rachas de hasta 80 Kms/h hizo presencia haciendo imposible cualquier técnica de pesca, obligando a los participantes a intentar volver a tierra y poniendo en verdaderos apuros a la organización y al equipo de la seguridad, los cuales tuvieron que rescatar a la mayor parte de los deportistas.


Afortunadamente no hubo que lamentar ninguna desgracia.
Nuestros representantes se vieron bastante perjudicados en la clasificación final, viéndose Max relegado a la 27 posición en la clasificación individual y a la novena plaza en el ranking por equipos.

El ganador de esta edición fue el Francés Kevin Andrieux, tanto en individual como por equipos, haciéndose con el premio principal de 3000€.


Realmente ha sido una pena que una competición internacional de tanto prestigio como el Branzino se haya visto tan deslucida por las condiciones meteorológicas en esta edición, poniendo en verdaderos apuros a sus organizadores y teniendo que recurrir a medios externos para poder mantener bajo control la situación..


Queda la experiencia en la memoria de nuestros dos compañeros y en el historial de nuestro Club que agradece su esfuerzo en representarnos un nuevo año y colocar la bandera Canaria en los mástiles del escenario de un evento tan reconocido.

Muchas gracias!!!