Hola a todos.

Para muchos, esto no es nada nuevo, sin embargo aún hay personas que no tienen tan presente que la vida de un carrete no reside en su precio, sino en su mantenimiento.

Vamos a poner un ejemplo que le ha ocurrido a uno de nuestros compañeros.

Como se ha portado muy muy bien, los reyes le han traído un señor shimano spheros 8000. Un carrete de gama media testado y con muy buenas referencias en el mundo de la pesca en kayak. Rápido, potente y ligero, hace las delicias de los aficionados en el transcurso de una jornada de pesca. Su precio no es muy elevado pero tampoco es que sea de los más económicos de mercado.

¿Debemos pensar pues, que su interior es una joya de la ingeniería japonesa y que su maquinaria nos va a durar toda la vida? ¿ Podríamos conseguirlo endulzándolo después de cada pesca e inyectándole un poco de dw40 por el hueco de la manivela?

Vamos a comprobarlo !!

Este carrete en cuestión tiene menos de dos año y sobre unas 50 salidas, su apariencia aún es nueva gracias al cuidado con el que es tratado. Sin embargo poco a poco sus movimientos se hacen mas pesados.

Vamos a destriparlo !!

Si eres una de esas personas a las que se sobran 2 tornillos cada vez que desmonta un artilugio, ni lo intentes. Si eres mas curioso podrías planteártelo. Nosotros acudimos para ello a a un profesional, en concreto a una de nuestras tiendas colaboradoras:


Nada más coger el carrete en sus manos, el técnico aprecia el peso del giro y la falta de movimiento en el pomo de la manivela. Una vez desmontada la carcasa, encontramos la razón.

¿ A que no te lo esperabas ? (Nosotros tampoco)

Es la primera vez que se abre este carrete desde su compra. Si lo analizamos, podemos entender por qué nos aconsejan que no dejemos pasar mucho tiempo antes de la primera revisión. Está claro que sus condiciones internas de fábrica no son las óptimas. Los puntos de engrase son mínimos y escuetos.

A parte de esto podemos observar claramente cuales son los peligros que pueden causar el deterioro de las piezas del interior de nuestro carrete.

Por un lado la sal se está acumulando peligrosamente en los engranajes, lo cual perjudica seriamente sus movimientos. En este caso está bloqueando casi por completo el giro de la excéntrica y a penas podemos moverla con la mano.

Pero no solo la sal supone una amenaza, aún mas importante es la corrosión galvánica que se produce por la reacción entre los distintos tipos de metales que componen la maquinaria. En este caso, el deslizador de calamina presenta un claro signo de esta corrosión, poniendo seriamente en peligro su asiento. Será necesario pasarle la lija de agua para evitar que perjudique a la pieza con la que engrana.


Una vez diagnosticado el paciente, pasamos a su intervención.

Tras desmontar todas las piezas con mayor o menor grado de complicación en función de su estado, el técnico limpia cuidadosamente cada una de ellas por separado con un disolvente orgánico de alta calidad, que hace que todos los restos de sal y óxido se degraden y desaparezcan como por arte de magia.

Comienza ahora el ensamblaje de elementos utilizando para cada uno de ellos una serie de productos especiales en cada caso; aceites específicos, blocantes, selladores y grasa emulsionante son algunos de ellos.

Observamos la gran diferencia que existe en cuanto al movimiento y giro de las piezas con respecto a su estado inicial. Ahora parece que se deslizan solas unas sobre otras.

Una vez finalizado el montaje culmina la operación con la aplicación de varios puntos de grasa marina en las zonas recomendadas.

El carrete pasa finalmente a nuestras manos y es imposible no apreciar su mejoría. La manivela ha girado sola antes de agarrarla debido a su posición y su rotación muestra un rozamiento casi inexistente. Tras darle un par de vueltas con una ligereza espectacular, ésta sigue girando por si sola, y el movimiento se hace infinito con un simple juego de muñeca. Sin duda el carrete se encuentra ahora mejor que nunca.

A parte de emocionados, nos encontramos totalmente satisfechos con la operación, y tenemos la sensación de haberle dado vida a nuestro equipo, ya tenemos carrete para rato!!

Esperamos que nuestra experiencia haya servido para mostrar cuales son los factores que amenazan a nuestro carrete y con ello saber tomar las medidas necesarias para alargar su durabilidad, con una operación de mantenimiento como la realizada podemos multiplicar por 5 o por 6 su vida útil.

Agradecemos enormemente el tiempo dedicado y los conocimientos compartidos por nuestro amigo colaborador de "Efectos Navales Puerto Cabras" y recomendamos a todos una visita por sus instalaciones.

Muchísimas gracias!!! y saludos cordiales.