Hola amigos peskayeros!!! La sonda garmín 300c es sin duda una de las mas usadas en esta nuestra modalidad de pesca, quizás por sus caracerísticas generales sea una de las mas adecuadas para nosotros. Por su tamaño, estanqueidad, y potencia del transductor, y además su precio, suele ser por la que no decidimos un gran número de nosotros.

Aquí nos ha caído una por reyes, y nos disponemos a instalarla en un prowler 13.

Son muchos los manuales y briconsejos que podemos encontrar en la web a cerca de como hacerlo, y si además contamos con la experiencia de algunos de nuestros compañeros, mucho mejor. Con ello, las herramientas necesarias y con una buena dosis de imaginación, manos a la obra!!

Lo primero de todo y una de las cosas mas importantes, será situar correctamente la pantalla de la sonda, tenemos que encontrar el lugar mas cómodo para nosotros tanto para poder visualizarla, como para manejarla durante la jornada de pesca. Para ello tendremos que tener en cuenta nuestra altura, posición en el kayak y alcance de manipulación.

Una vez decidido será cuestión de fijarla. En nuestro caso la base de la sonda no coincide completamente con la zona, y por ello le haremos una base de pvc con la tan recurrida tabla de cortar, (quizás uno de los elementos mas usados en los brico-kayaks).

Cortamos una pieza del tamaño necesario, y le practicamos unas perforaciones coincidentes con los huecos que vienen de fábrica. La fijamos con unos tornillos de métrica 3,5mm ( la métrica correcta es la 4mm pero no tenemos manera de encontrarla), y listo, ahora atornillamos la base de la sonda a dicha pieza; sonda fijada.

Ahora viene la parte mas complicada, pasar todos los cables, para ello también es buena idea pararse a pensar un poco y tenerlo claro antes de empezar a hacer agujeros, ay! que poco nos gusta perforar nuestro casco!!!

Hay que tener en cuenta de que si taladramos, lo hagamos en una zona donde el agua lo tenga difícil para entrar al interior (aunque sellemos bien), así que lo haremos en una cara vertical donde no se puedan acumular las salpicaduras de las olas, y calculamos el diámetro mínimo necesario para pasar los dos cabezales de los cables, ni un milímetro más.

La pieza que ven, la hemos conseguido en una tienda de fontanería, es una reducción de media a 3/4 de plástico, con una junta de goma, que después de un buen peregrinaje por las ferreterías, fué lo que más nos gustó. La apretamos bien, y una vez pasados los cables por su interior, la rellenamos con sellante.

Vamos ahora con el cable de la batería, para el cual también tenemos que tener en cuenta el lugar donde vamos a alojarla, pues de igual modo queremos quizás manipularla en medio de una jornada. Por ello, hemos decidido aprovechar el hueco estanco que nos queda en medio de las piernas en este modelo de kayak (algunos lo ponen en el tambucho de alante pero consideramos que es bastante mas complicado llegar allí). Pasamos pues el cable hacia esa parte, intentando dejarlo bien recogido de manera que no quede tendido en el suelo donde pudiera estar en contacto con el agua.

Taladramos nuevamente con la broca de diametro mínimo y necesario para pasar el conector y el fusible.

En la foto se puede apreciar que el conector utilizado es un mini-jack como el de los dispositivos de música, esto es porque nos hemos hecho con una maravillosa batería de litio que pesa y ocupa bien poco, y que además utiliza este tipo de conectores.

Bien, ya solo nos queda colocar el transductor. Hay un buen debate sobre el lugar exacto y la manera de hacerlo, nosotros nos hemos decidido por colocarla de manera fija en el interior del casco, la opción mas cómoda y segura. Otros lo colocan por fuera, con algún tipo de soporte, o simplemente taladrando el fondo del kayak, pero consideramos que eso a medio o largo plazo dará problemas.

Aunque este modelo de transductor es pasa-cascos, si es cierto que puede perder algo de sensibilidad al no estar en contacto directo con el agua, pero consultándolo con varios compañeros, aún así va de lujo.

Adujamos pues el cable para tenerlo lo mas recogido posible y nos disponemos a fijar el sensor al fondo, para ello lijamos bien la superficie del plástico conseguiendo así una mayor aderencia del sika, el cual colocaremos sobre la zona generosamente. Una vez colocado un buen emplaste, apretamos con fuerza la pieza del transductor en él, moviéndolo ligeramente mientras presionamos para evitar que queden burbujas en su interior.

Y es así como queda el invento, después de unos cuantos días dejandolo secar todo, probamos nuestra nueva adquisición con mucha ilusión, viendo que todo funciona perfectamente.

Esperamos que nuestro experimento les haya servido de ayuda. Buena pesca!!

Cordiales saludos!!